Falsa lasaña con falsa bechamel

Para hoy una receta que parece una cosa pero es otra… estad muy atentos , el resultado es muy tentador y a nivel nutricional y calórico muy equilibrado.

¡ Espero que os guste !

falsa-lasana-con-falsa-bechamel

 

Ingredientes ( Para 4 personas )

4 Calabacines
4 Pimientos rojos
4 Pimientos verdes
2 Cebolletas
4 Tomates
Aceite de oliva
Sal

 

Elaboración

  1. Lavamos bien todos los ingredientes y cortamos los calabacines en tiras a lo largo, los utilizaremos para separar cada capa. Cortamos los pimientos en tiras y la cebolleta y el tomate en rodajas.
  2. Ponemos un poco de aceite en una fuente para horno, y vamos colocando las capas: una tira de calabacín, una de pimiento rojo, otra de calabacín, cebolleta, calabacín, pimiento verde, tomate y acabamos con otra de calabacín. Entre capa y capa salamos un poquito y  colocamos tantas como nos apetezca.
  3. Ponemos un chorrito de aceite por encima y metemos la lasaña al horno a 250 grados durante 20 minutos.
  4. Servimos la lasaña con una rica bechamel de calabacín ( clik aquí para ver la receta)

 

Menestra de Verduras

Hoy desde Nutrición Vitoria una receta tradicional pero que gusta a todos y es fácil de hacer.

menestra

 

INGREDIENTES para 4 personas

  • 8 alcachofas tiernas
  • 200 gr. de guisantes
  • 2 zanahoria
  • 200 gr. de judías verdes
  • 200 gr. de espárragos
  • 200 gr. de champiñones
  • 200 gr. de coliflor
  • 1 cebolla
  • 100 gr. de taquitos de jamón
  • 2 ó 3 dientes de ajo
  • Laurel
  • Perejil
  • 1 punta de pimentón
  • 1 vasito de vino blanco

 

ELABORACIÓN

  1. Limpiamos y troceamos las verduras en trozos regulares.
  2. Pelamos y picamos la cebolla. La rehogamos en el aceite con los ajos laminados y el laurel. Agregamos una punta de pimentón.  Sin que llegue a freír, añadimos las verduras.
  3. Incorporamos el vino  y los taquitos de jamón y, cuando se consuma el alcohol, cubrimos de agua.
  4. Salpimentamos y dejamos que se haga el guiso controlando el nivel de agua para que no se quede seco.

CONSEJOS Y COMENTARIOS

  • También se puede dar una cocción previa a las verduras en un poquito de agua con sal o al vapor. Puedes hacerlo así y añadir las verduras cocidas al sofrito. Para hacer el guiso usa el agua de la cocción.

 

Crema de hongos

Esta crema de hongos casera, es una de esas recetas ligeras, que da gusto preparar, porque el resultado es tan agradable y sabroso, que merece la pena hacerlo.Además, es un plato que se prepara en unos treinta minutos, y que resulta poco calórico.

crema-de-hongos

 

Ingredientes ( para 4 personas )

  • 500 gr. de setas y hongos variados, (pueden ser congelados), tales como champiñones, shitake, senderuelas, pholiotas, setas de cardo, 200 gr. de boletus edulis rehidratados, una cebolla, un litro de caldo de pollo o de verduras, 75 ml de leche desnatada, aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta.

Preparación

Lavamos bien todas las setas, retirando la tierra que puedan tener, y retirando la parte final del pie. Se dejan en agua templada los boletus deshidratados para que se rehidraten durante una hora aproximadamente. Se reservan, tanto los boletus como el agua en que se rehidrataron.

En una sartén, pochamos la cebolla bien picada, hasta que empieza a transparentar y una vez en ese punto, añadimos el surtido de setas, y los boletus, teniendo la precaución de reservar unos pocos hongos para decorar. En la sartén, salteamos, sin dejar que tome color ninguno de los ingredientes, para que la crema luego no quede demasiado oscura

Las setas irán soltando parte de su agua, mermando bastante. Una vez salteado el conjunto, añadimos el litro de caldo y el agua de rehidratar las setas, dejando que cueza todo unos diez o doce minutos, a fuego vivo para que el caldo se evapore y se concentren los sabores.

Trasladamos ahora el contenido de la sartén a un vaso batidor y retiramos parte del caldo, para poder triturar la crema, sin que quede demasiado líquida. Poco a poco, añadimos el caldo que hemos reservado, en la cantidad que sea necesaria para que nuestra crema tenga la densidad óptima.

Debe quedar como un puré ligero. Después, pasamos la crema a la cacerola y añadimos los 75 ml de leche, dejando que se integre todo y espese otro poco, mientras le damos un hervor de cinco minutos.

Adornaremos con cuatro o cinco setas de las que habíamos reservado, que habremos salteado en el último momento.

 

 

Sopa de picadillo

La sopa es un plato que gusta a grandes y mayores. Fácil de preparar y llena de nutrición es perfecta tanto para comida como para cena.

Esta sopa de picadillo es un plato reconstituyente y saciante, siempre y cuando lo sirvamos caliente.
Además, nos entona el estómago, tiene una digestión muy fácil y favorece la hidratación del organismo. En esta sopa encontramos un gran abanico de nutrientes: vitaminas y minerales provenientes de las verduras, y proteínas de la carne que hemos cocido en el caldo.

sopa-picadillo

INGREDIENTES para 4-6 personas:

Para hacer el caldo:

  • 2 huesos de jamón

  • 1/2 pollo

  • 1 hueso fresco de ternera (mejor de rodilla)

  • 1 puerro

  • 1 zanahoria

  • 1 ramita de apio

  • Sal

Para la sopa: 

  • 100 gr de pollo

  • jamón ibérico picado

  • 2 huevos duros

  • Unas ramitas de hierbabuena

ELABORACIÓN

  1. Preparamos el caldo cociendo todos los ingredientes cubiertos de agua al menos durante 2 h. (media hora en olla a presión). Cuando empiece a hervir hay que espumar muy bien para limpiar de impurezas. Colamos el caldo y deshuesamos y desmenuzamos el pollo.

  2. Volvemos a llevar el caldo al fuego . Probamos de sal y le ponemos más agua si es necesario. Servimos en sopera en la que hemos puesto en el fondo las ramitas de hierbabuena.

  3. El pollo desmenuzado, el jamón y el huevo duro picado se pueden presentar en unos platitos para que cada comensal se los sirva a su gusto o añadir al final a la sopera antes de servir.

Crema de calabaza light

La crema de calabaza es un plato muy nutritivo que resulta ideal para tomar en épocas de frio, y sobre todo es un plato que aporta pocas calorías.

Esta es una receta básica bastante sencilla, que se prepara en poco tiempo y con pocos ingredientes, que puedes tomar como comida o cena ligera, o como acompañamiento de otro plato. Vamos con la receta detallada.

 

crema-de-calabaza

 

Ingredientes:

– 750 gramos de calabaza limpia
– Una cebolla grande
– 4 zanahorias medianas
– Medio puerro
– Litro y medio de agua o caldo de verduras
– Queso cremoso light sin grasa
– Pimienta negra molida
– Sal
– Aceite de oliva virgen

Preparación

  1. El primer paso preparar esta receta de crema de calabaza light es echar el litro y medio de agua en una olla a calentar de forma suave, o si lo prefieres puedes emplear caldo de verduras para dar más sabor a la crema, ya sea casero o comprado ya hecho. Mientras se va templando el caldo, vamos a lavar y pelar la calabaza, desechando su piel y sus semillas, para después cortarla en trocitos medianos.
  2. Después pelamos la cebolla quitándole la capa exterior y la cortamos en daditos. Hacemos lo mismo con el medio puerro, y finalmente pelamos las zanahorias para cortarlas en daditos o en rodajas no muy gruesas, como cada uno prefiera. Sofreímos en una olla de buen tamaño y con un chorreón de aceite de oliva virgen tanto la cebolla como el puerro, hasta que empiecen a cambiar de color. Agregamos un poco de sal encima para ayudar a que se pochen bien.
  3. Tras este paso echaremos en la olla la calabaza y la zanahoria, cubrimos todo con el agua o caldo caliente y cocinamos a fuego medio sobre 20 o 25 minutos, comprobando que tenemos tiernos todos los ingredientes antes de apartar la olla. Salpimentamos al gusto y batimos bien con una batidora para formar la crema. Al acabar agregamos el queso cremoso light, removemos bien para mezclar y dejamos dos o tres minutos a fuego suave, para después servir bien caliente esta crema de calabaza light.

Pisto Manchego

El pisto es una de las recetas de verduras más tradicionales que existen en nuestra gastronomía. Este rico plato consiste básicamente en una serie de verduras como calabacín, berenjena, tomate, pimientos o cebolla, todos sofritos para conformar el plato.

Es una receta de lo más nutritiva, que además se puede combinar con otros ingredientes para hacerlo un plato aún más rico y completo.

Desde Nutrición Vitoria te enseñamos a continuación cómo preparar en casa un tradicional pisto manchego. Este tipo de pisto es un tanto diferente pero mantiene la base de verduras habitual.

receta-pisto-verduras

Ingredientes:

– Un calabacín
– Una cebolla
– Un par de dientes de ajo
– Un pimiento rojo
– Un pimiento verde
– 250 gramos de tomate triturado o sin triturar  ( según gustos)
– Aceite de oliva virgen
– Sal

Preparación:

Comenzaremos a hacer este pisto manchego lavando bajo el grifo tanto el calabacín como los pimientos, para quitarles la suciedad que tuvieran. Los pimientos los abrimos, les quitamos el tallo y las semillas del interior, y los troceamos en trozos que sean más bien pequeños. El calabacín lo podemos pelar, pero nosotros lo vamos a dejar con piel, así que directamente lo troceamos en daditos. Pelamos la cebolla y la picamos también en trocitos pequeños, y por ultimo pelamos los ajos y los picamos en láminas finas o en trocitos.

El tomate podemos triturarlo nosotros mismos, algo que siempre recomendamos hacer cuando es la temporada de verano, ya que los tomates en esta época son muy sabrosos y merece la pena por el sabor que dan. Los lavaremos y luego los escaldamos en agua caliente unos minutos, para poder pelarlos fácilmente y dejarlos sin piel, y después los trituramos o rallamos. Otra opción es emplear tomate triturado de lata, que nos facilita la tarea y da buen resultado, así que usa uno u otro según tus preferencias.

Teniendo ya todas las verduras limpias y troceadas vamos a poner a calentar una cacerola o una sartén grande, dónde nos quepan todos los ingredientes, con un chorreón de aceite de oliva virgen. En este aceite vamos a dorar un poco los ajos laminados, a fuego medio para que no se nos quemen, y cuando empiecen a tomar color echamos la cebolla picada, con un poco de sal por encima, y la dejamos pochar un poco. Después agregamos los pimientos y los rehogamos durante unos minutos, hasta que se ablanden.

Agregamos el calabacín troceado y los dejamos cocinar unos minutos antes de agregar el tomate triturado. En ese momento ponemos a fuego suave y cocinamos durante un cuarto de hora para que el tomate se consuma y se vaya espesando. Durante ese tiempo removeremos de vez en cuando para que no se pegue, lo que haremos mejor removiendo la cacerola con movimientos circulares, para no remover directamente las verduras y se deshagan. Al acabar ya tendremos nuestro pisto manchego listo para servir en caliente, o bien lo reservamos hasta la hora de comer. Esperamos que os guste esta estupenda receta.

Gazpacho light

Hoy desde Nutrición Vitoria una receta muy veraniega, gazpacho. Os mostramos como elaborarlo y ¡ buen provecho !

 

gazpacho-andaluz

Ingredientes para el gazpacho (para 4 vasos – 1 litro):

  • 1 kilo de tomates maduros
  • 1 pimiento verde tipo Italiano
  • 1/2 pepino
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 3 cucharadas de aceite
  • 3 cucharadas de vinagre de vino blanco
  • 1 cuchara pequeña rasa de sal

 

Modo de elaboración

  1. Lavamos los tomates, el pepino y el pimiento. De manera opcional, podemos quitar la piel de las verduras, si así lo preferimos.
  2. Troceamos los tomates, el pimiento, el pepino, el ajo y la cebolla.
  3. Añadimos a un vaso de batidora  los tomates troceados, en primer lugar. A continuación, vertemos el resto de verduras ya cortadas.
  4. .Batimos las verduras  hasta conseguir una consistencia óptima.
  5. Ahora, agregamos la sal, el aceite y el vinagre y batimos de nuevo para que todo quede bien integrado.

Truco: Si deseamos que nuestro gazpacho quede un poco más líquido, añadiremos agua fría hasta conseguir la textura que deseamos.

 

 

 

Coliflor gratinada con falsa bechamel

Para hoy receta con verdura de temporada, coliflor. Sino sois muy seguidores de esta verdura probad esta receta para ver si así os gusta más.

coliflor_gratinada

 

Ingredientes:

  • 200 Gramos de coliflor
  • 200 Mililitros de leche desnatada
  • 80 Gramos de cebolla blanca
  • 2 Diente de Ajo
  • 3 láminas de queso light
  • 2 cucharadas de queso rallado light
  • 1 Pizca de Sal
  • 1 Pizca de Pimienta

 Preparación:

  1. En una sartén con aceite sofreír a fuego bajo la cebolla y el ajo cortado finamente, hasta que esté todo blando.
  2. Agregar leche desnatada y cocinar a fuego bajo durante 5 minutos, salpimentar.
  3. Aparte, cocinar los trozos de coliflor en agua hirviendo durante 25 minutos. Salpimentar y colocar los árboles en una refractaria o molde para horno previamente engrasado.
  4. Bañar la coliflor con la falsa bechamel.
  5. Agregar sobre ésta el queso rallado light y las láminas de queso light .
  6. Hornear a 180°c durante 10 minutos aproximadamente hasta que gratine el queso.
  7. Finalmente servir la la coliflor gratinada al horno sin bechamel y disfrutar.

 

 

Crema de puerros con crujiente de jamón

Hoy desde Nutrición Vitoria os dejamos una receta con una verdura de temporada : el puerro.Siempre os recomendamos que utilicéis productos que están en temporada en vuestros menús diarios, para aprovechar mejor sus cualidades y también porque tendrán un precio más ajustado y económico. Y ahora mismo es el momento del puerro, una hortaliza que en otoño e invierno tiene una mejor calidad, sabor y precio.

Cuando vayáis a comprar los puerros observad que el tallo sea blanco, recto y consistente. Que no tenga manchas o partes defectuosas. En la parte superior, las hojas estarán verdes y firmes, sin zonas amarillentas o descoloridas. Una vez en casa, se conservarán perfectamente en el frigorífico un par de semanas y unos 3 meses si los congeláis. Eso sí, luego os recomiendo cocinarlos sin descongelar, para que no pierdan sabor y textura.

¡ Buen provecho!

crema_puerros

INGREDIENTES

  • 4 puerros (parte blanca)
  • 4 quesitos light
  • 250 ml. de agua
  • 200 ml. de leche desnatada
  • 100 g. de jamón serrano
  • 1 cebolla mediana
  • 50 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • Sal (al gusto)

 

PREPARACIÓN DE LA CREMA DE PUERROS

  1. En esta ocasión solo utilizaremos la parte blanca de los puerros, por lo que cortaremos por la zona anterior a las hojas, donde apreciamos que el tallo empieza a tener un tono verde. Retiramos también la parte inferior o raíz, donde tiene esa especie de “bigotes”. La parte sobrante no la tiréis, podéis aprovechar las hojas para añadirlas a un caldo de verduras y el tallo en un sofrito.
  2. Pasamos los tallos blancos por agua debajo del grifo para limpiarlos y quitarles algún resto de tierra o suciedad que traigan. Los cortamos longitudinalmente en dos mitades y luego los troceamos en porciones de unos 2-3 cm de grosor. Reservamos.
  3. Pelamos la cebolla quitándole las capas exteriores y la picamos en juliana. En una cazuela vertemos un poco de aceite de oliva y sofreímos la cebolla 5 min a fuego medio, sin que llegue a coger color. Echamos un poco de sal para que suelte el agua, ayudando a que no se nos dore.
  4. Añadimos ahora los puerros, mezclamos y salteamos todo junto otros 5 min. Queremos que se vayan cocinando y ablandando antes de la cocción posterior.
  5. Vertemos el agua en la cazuela, de manera que queden cubiertos todos los ingredientes. Cocemos 20 minutos a fuego medio, echando un vistazo de vez en cuando para que no se nos quede sin líquido. Salamos al gusto en el momento que comience a hervir.
  6. Pasado el tiempo de cocción, retiramos del fuego la cazuela. Trituramos bien con la batidora, resultando una mezcla con textura de puré ligeramente espeso. En este punto, añadimos la leche y los quesitos desnatados y removemos en círculo. Comprobaremos como se va integrando perfectamente al resto y la crema adquiere ese característico color blanco. Con el calor que tiene la cazuela, dejamos 5 minutos para que siga haciéndose y cogiendo “cuerpo” nuestra crema. En función de vuestro gusto podéis añadir más o menos leche para conseguir el punto deseado, más suelta o más espesa.
  7. Par el toque final del plato vamos a preparar un sencillo crujiente de jamón serrano (o ibérico), que nos servirá para decorar, dar un toque de color y también aportar un contrate de texturas. Cortamos las lonchas de jamón en tiras finas de unos 5-6 cm. de longitud. Untamos una sartén con un poquito de aceite de oliva, con la ayuda de una brocha de silicona o un papel de cocina. Salteamos las tiras de jamón a fuego medio 2-3 minutos. Irán soltando parte de su grasa y cogiendo una textura rígida y crujiente. En ese punto, retiramos sobre un papel absorbente.
  8. Servimos la crema de puerros calentita en la mesa y decoramos con unas tiras crujientes en el plato o tazón de cada comensal.