Tortitas de berenjena

Hoy vamos a preparar un plato muy sencillo con berenjenas. El valor energético y nutritivo de la berenjena,  comparado con otras hortalizas es menor, contiene pocas calorías, cierta cantidad de hidratos de carbono, pocas proteínas y nada de grasas.
Su contenido en agua es elevado (92%), la cantidad de fibra es moderada, y es rica en minerales como el potasio, calcio, azufre, y hierro, como así también en vitaminas B y C.
Es importante señalar que para algunas personas sensibles, la berenjena no está muy recomendada, puesto que contiene aminas (serotonina y tiramina), que pueden provocar reacciones alérgicas o dolores de cabeza.

Tortitas de berenjena

Ingredientes 

  • 2 berenjenas
  • Pan rallado
  • Huevos batidos
  • Aceite de oliva
  • Cilantro seco
  • Canela
  • Pimienta blanca molida

 

Elaboración

Cocer las berenjenas peladas y cortadas con agua y sal. Hervirlas hasta que se deshagan, las sacamos del agua y las dejamos escurrir. Machacar con un tenedor hasta que quede hecho un puré y mezclar con el pan rallado integral, los huevos batidos, el cilantro seco machacado, la canela, la pimienta blanca y la sal al gusto. Se mezclan bien todos los ingredientes. Se hacen las tortitas que se fríen en una sartén con aceite de oliva hasta que queden doradas. Opcionalmente, se pueden servir añadiéndole por encima una salsa de aceite de oliva, vinagre y ajo machacado.

Anuncios

Raviolis de calabacín rellenos de jamón y salsa de champiñones

Hoy una receta muy fácil para que veías como con un poco de imaginación se pueden hacer platos sanos, originales  y bajos en calorías.

Ingredientes (para 4 personas)

2 calabacines
350 gr. de champiñones
Taquitos de pavo o jamón de york
1 Cebolla
1 Ajo
Aceite de oliva
Pimienta
Sal
raviolis-de-calabacin

Elaboración

Precalentamos el horno a 250 grados.
  1. Empezamos haciendo la salsa de champiñones que será el relleno de los raviolis. Para ello, ponemos un cazo al fuego con un chorrito de aceite de oliva y pochamos en él, la cebolla bien picada y el ajo. Lavamos bien los champiñones quitándoles toda la tierra, los partimos en cuatro o más trozos cada uno, y los añadimos al cazo. Les añadimos sal, pimienta y tapamos. Bajamos a fuego medio y dejamos que se vayan haciendo. Disminuirán muchísimo de tamaño y soltarán toda el agua que contienen. Lo dejamos hasta que se apague el fuego y retiramos de la placa. Trituramos los champis, y si nos ha quedado muy espeso, le añadimos un chorrito de agua  hasta que quede a nuestro gusto, pero no demasiado líquido que nos tiene que servir para rellenar los raviolis.
  2. Cortamos jamón de york o pavo en taquitos pequeños y los mezclamos con la salsa de champis. Ya tenemos el relleno preparado.
  3. Preparamos la bechamel de calabacín si elegimos ponerla como cobertura o acompañamiento. La receta se puede ver pinchando aquí.
  4. Cortamos los calabacines en tiras. Será mejor cortarlos con una mandolina para que nos queden todos del mismo grosor. Colocamos una tira de calabacín y otra encima en forma de cruz. En medio de la cruz, ponemos un poco del relleno (la salsa de champis y jamón), y vamos haciendo paquetitos cerrando los cuatro extremos de la cruz de calabacín. Cerramos primero las puntas que pertenecen a la tira que está debajo y después las del calabacín interior. Formamos todos los raviolis y los colocamos en una fuente para horno, teniendo cuidado de que la parte por la que hemos cerrado nos quede hacia abajo.
  5. Salamos un poco los raviolis por encima, les añadimos unas gotitas de aceite de oliva y metemos en el horno que ya tenemos caliente, durante unos 8-10 minutos.
  6. Servimos los raviolis acompañados de la bechamel de calabacín.

Falsa lasaña con falsa bechamel

Para hoy una receta que parece una cosa pero es otra… estad muy atentos , el resultado es muy tentador y a nivel nutricional y calórico muy equilibrado.

¡ Espero que os guste !

falsa-lasana-con-falsa-bechamel

 

Ingredientes ( Para 4 personas )

4 Calabacines
4 Pimientos rojos
4 Pimientos verdes
2 Cebolletas
4 Tomates
Aceite de oliva
Sal

 

Elaboración

  1. Lavamos bien todos los ingredientes y cortamos los calabacines en tiras a lo largo, los utilizaremos para separar cada capa. Cortamos los pimientos en tiras y la cebolleta y el tomate en rodajas.
  2. Ponemos un poco de aceite en una fuente para horno, y vamos colocando las capas: una tira de calabacín, una de pimiento rojo, otra de calabacín, cebolleta, calabacín, pimiento verde, tomate y acabamos con otra de calabacín. Entre capa y capa salamos un poquito y  colocamos tantas como nos apetezca.
  3. Ponemos un chorrito de aceite por encima y metemos la lasaña al horno a 250 grados durante 20 minutos.
  4. Servimos la lasaña con una rica bechamel de calabacín ( clik aquí para ver la receta)

 

Sopa de picadillo

La sopa es un plato que gusta a grandes y mayores. Fácil de preparar y llena de nutrición es perfecta tanto para comida como para cena.

Esta sopa de picadillo es un plato reconstituyente y saciante, siempre y cuando lo sirvamos caliente.
Además, nos entona el estómago, tiene una digestión muy fácil y favorece la hidratación del organismo. En esta sopa encontramos un gran abanico de nutrientes: vitaminas y minerales provenientes de las verduras, y proteínas de la carne que hemos cocido en el caldo.

sopa-picadillo

INGREDIENTES para 4-6 personas:

Para hacer el caldo:

  • 2 huesos de jamón

  • 1/2 pollo

  • 1 hueso fresco de ternera (mejor de rodilla)

  • 1 puerro

  • 1 zanahoria

  • 1 ramita de apio

  • Sal

Para la sopa: 

  • 100 gr de pollo

  • jamón ibérico picado

  • 2 huevos duros

  • Unas ramitas de hierbabuena

ELABORACIÓN

  1. Preparamos el caldo cociendo todos los ingredientes cubiertos de agua al menos durante 2 h. (media hora en olla a presión). Cuando empiece a hervir hay que espumar muy bien para limpiar de impurezas. Colamos el caldo y deshuesamos y desmenuzamos el pollo.

  2. Volvemos a llevar el caldo al fuego . Probamos de sal y le ponemos más agua si es necesario. Servimos en sopera en la que hemos puesto en el fondo las ramitas de hierbabuena.

  3. El pollo desmenuzado, el jamón y el huevo duro picado se pueden presentar en unos platitos para que cada comensal se los sirva a su gusto o añadir al final a la sopera antes de servir.